Exención de IRPF para trabajadores desplazados al extranjero

La exención para trabajadores desplazados al extranjero está regulada en la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en su artículo 7.p: “Están exentos hasta un límite de 60.100 euros anuales, los rendimientos del trabajo percibidos por trabajos efectivamente realizados en el extranjero.” Para poder acogerse a esta exención se debe de cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Que el trabajador tenga en España su residencia efectiva.
  2. Que los trabajos se realicen efectivamente en el extranjero y para una empresa o entidad no residente en España o establecimiento permanente radicado en el extranjero. En particular, cuando la entidad destinataria de los trabajos esté vinculada con la entidad empleadora del trabajador o con aquella en la que preste sus servicios, se entiende que los trabajos se han realizado para la entidad no residente cuando pueda considerarse que se ha prestado un servicio intragrupo a la entidad no residente porque el citado servicio produzca o pueda producir una ventaja o utilidad a la entidad destinataria.
  3. Que en el territorio en que se realicen los trabajos se aplique un impuesto de naturaleza idéntica o similar a la del IRPF y no se trate de un país que sea calificado como paraíso fiscal.
  4. El límite máximo exento se refiere a los rendimientos íntegros. Para el cálculo de la retribución correspondiente a los trabajos realizados en el extranjero, deben tomarse en consideración los días que efectivamente el trabajador ha estado desplazado en el extranjero, así como las retribuciones específicas correspondientes a los servicios prestados en el extranjero.